retablo_san_miguel_puxmarin

Retablo de San Miguel

Maestro de Puxmarín, s. XV.
Museo de la Catedral de Murcia.

El retablo de San Miguel de la Catedral de Murcia contiene una rica iconografía referente al Arcángel y a los asuntos bíblicos y teológicos de las postrimerías. En torno a la gran imagen central donde el príncipe de las milicias celestes vence al demonio, se dispone una nutrida serie de escenas que relatan artísticamente la doctrina de los novísimos: la muerte, el juicio, el infierno y la gloria. El purgatorio, como estadio previo al cielo, aparece representado a modo de gruta donde las almas de los fieles son purificadas, advirtiéndose incluso diferentes estados. El rostro de los que allí se limpian en el fuego purificador no denota desesperanza, sino que aguardan en oración con los ojos vueltos a lo alto. A su vez, el cielo es representado como un gran edificio donde hay muchas estancias habitadas por la multitud de los santos que ya han alcanzado la meta de la vida humana que es la salvación. Por las ventanas del edificio asoman santos mártires pontífices y prelados, y a las puertas San Pedro recibe un alma para darle la corona de la victoria y hacerla gozar de la bienaventuranza, mostrando así que la llamada a la santidad es universal.